Espacio Fantasmagórico

Espacio Fantasmagórico

 

La exposición se divide -físicamente- en 3 espacios:

El primero es una selección de ready-mades, collages indefinidos, y ordenación de objetos. Todos estos elementos tienen cierta antigüedad, por lo que su forma de presentación pretende asemejarse a la estética de un museo, hecho que no es solo superficial, sino la culminación de actos de recolección, conservación y curaduría de objetos. En este párrafo, términos como “collage indefinido” y “ordenación de objetos” merecen una explicación: El collage indefinido no es más que recortes no pegados definitivamente, sino composiciones indefinidas que pueden variar, trastocarse, y solo están unidas por la electroestática que las mantiene en su lugar. Su almacenamiento (cuando no está exhibido) no es en obra bidimensional puesta en la pared, sino sobres que contienen las piezas. La ordenación de objetos es una acción que consiste en poner las cosas en orden de estatura. Este acto parece producir satisfacción visual y su exacerbación, según yo, produce espacios arquitectónicamente sagrados. Es un tipo de observación Zen.

El segundo lugar es experimental hasta el punto de parecer raro. Es un tipo de obra que me deja perplejo, deambula entre lo que considero “obra buena” y “una cosa fea”. No me deja indiferente. Esta serie inicio con el propósito de construir una obra lo más inofensiva posible. Formas redondeadas, colores pastel, diseños amigables. El resultado es una especie de instalación tipo parvulario o guardería, o de formas muy básicas como de estimulación temprana. Siento que esta es una obra estacionaria, me falta ahondar en la naturaleza de lo amigable, chuno, chusco, bonito, redondo, rosa, kawaii.

El tercer lugar es el más sagrado, y de obra propiamente concluida, un muerto, un cadáver. En esta estancia estará una serie que titulé Malevich’s Coffin, se trata de una serie de figuras construidas con papelería antigua, de hasta 100 años de antigüedad. Algunas selecciones o sets de esta obra han sido expuestas en Quito, Buenos Aires y Paris, además de aparecer en reseñas, notas de prensa y catálogos. En el Museo H2 de Ausburgo, se supone, existe una copia idéntica de 11 de estás piezas; pero por primera vez en Quito presentaré el set completo de unas 82 piezas en una gran mesa.

Toda la exhibición era un experimento espacial inspirado en espacios como un museo, una sala de velación y un templo o Zanktasantorum.