Lablatino-Guatemala 2012

Lablatino-Guatemala 2012

Reflexiones en torno al Lablatino-Proyectos Intimos

Quetzaltenango, Guatemala 2012

Por. Pablo Ramirez

El Lablatino en su itinerancia, realizo la cuarta edición en Quetzaltenango, en coproducción con Ciudad de la Imaginación en Guatemala, Pensart en España y Arte actual/FLACSO en Ecuador. La decisión de realizar el laboratorio en la ciudad de Quetzaltenango, represento múltiples avances para la descentralización de los procesos artístico contemporáneos en el país, dando oportunidad a proyectos emergentes de accesar al dialogo, a la posibilidad de articulación en red y al acceso a información desde profesionales de distintos países.

Cabe acotar que Guatemala es un país con indices de exclusión y segregación tremendos,  con lógicas todavía bien marcadas, entre el centro y las periferias. Los procesos ¨civilizatorios¨ en el país reflejan un discurso cultural hegemónico, que simbólica y materialmente margina a un gran segmento de la población en el país. El sistema y el mundo del arte contemporáneo, no es ajeno a estas características, pues si bien existen múltiples esfuerzos por descentralizar la producción, la discusión y la circulación del arte, todavía se marcan grandes brechas.

En lo relativo al Lablatino en Quetzaltenango, y la intención de asignarle de alguna manera la característica de ¨lo intimo¨ implico varios retos y perspectivas en cierto modo arriesgadas. Por un lado la intención de no restringir la producción contemporánea en el país a las artes visuales, sino involucrar a otros campos que pueden también reflejar cierta ¨contemporaneidad¨ por su propuesta política, por su discurso estético o por su relación contextual.

Lo anterior implico contar con un grupo bastante variado de participantes, que a pesar de su heterogeneidad dialogaba de manera muy fluida. Por otro lado, la noción de intimidad respondía a la intención de privilegiar aquellos proyectos que demuestran cierta convicción y compromiso con el contexto, con la región y con la comunidad, proyectos que a pesar de las condiciones precarias han logrado sostener una propuesta de calidad, de búsqueda y permanencia.

Desde estas premisas, el Lablatino contó con una convocatoria bastante amplia en el país, desde proyectos y artistas que se han incorporado al sistema del arte a nivel nacional e internacional así como artistas y proyectos culturales, que continúan funcionando en un ambiente mas domestico, logrando resultados interesantes. Por un lado se genero un espacio para un debate ampliado, de profundidad y con un carácter critico, esto probablemente debido a la gran diversidad de experiencias, de contextos representados y de campos del arte, esto implico pensar no solo desde lo técnico de los proyectos artístico – culturales, sino también a partir de debates político-filosóficos que ampliaron  el margen de discusión y análisis.

Otro de los grandes logros del Lablatino en Quetzaltenango, fue la constitución de posibles redes, que en el camino y acompañamiento futuro puedan irse fortaleciendo, de esta manera al parecer, se visibilizo al Lablatino como una plataforma nacional e internacional que pueda ir pensandose, como un proceso interdisciplinar en artes, que conecte, que potencie, que entrelace, que fortalezca técnicamente la gestión de proyectos culturales, que asesore y sobre todo que comparta bajo una lógica de comunidad experiencias y saberes.