“LO QUE PASÓ, PASÓ” La Selecta – Cooperativa Cultural

Tras siete años de trabajo el colectivo Experimentos Culturales revitaliza su camino y se rebautiza como La Selecta – Cooperativa Cultural.

Este nuevo proyecto sigue centrado en los mismos intereses que lo habían movilizado hasta hoy: la investigación, la producción, la difusión y la discusión alrededor de temas vinculados al arte contemporáneo y a la cultura popular.

Hemos ya empezado a trabajar en el diseño y alimentación de nuestro nuevo portal, www.laselecta.org, que contendrá espacios para promover la fotografía documental y artística, el arte contemporáneo en sus diversos lenguajes, y para recabar ensayos investigativos y desatar la discusión a partir de reseñas de eventos culturales y artísticos que sabrán aportar los mismos actores vinculados a estos espacios.

Pero para socializar la propuesta en el plano “físico” hemos planificado una exposición multidisciplinaria que englobará trabajos diversos ya terminados y algunos más en marcha que demuestran la pluralidad de intereses de los miembros, mismos que parten de la comunicación, pasan por el diseño, promueven el pensamiento crítico y se instalan en los ámbitos del arte contemporáneo. La muestra contendrá fotografía, videoarte, instalaciones, ensayos y productos de diseño que ofrecen una panorámica del trabajo del grupo.

Tras siete años de trabajo el colectivo Experimentos Culturales revitaliza su camino y se rebautiza como La Selecta – Cooperativa Cultural.

Este nuevo proyecto sigue centrado en los mismos intereses que lo habían movilizado hasta hoy: la investigación, la producción, la difusión y la discusión alrededor de temas vinculados al arte contemporáneo y a la cultura popular.

El proyecto anterior logró sostenerse durante el tiempo señalado sin ningún tipo de apoyo institucional o privado sino a fuerza del trabajo dedicado y sin fines de lucro de sus miembros. Su plataforma web llegó a tener en promedio 50 mil visitas mensuales y a reunir alrededor de 200 trabajos relacionados con las áreas apuntadas. En el plano real, haciendo uso de espacios públicos e instalándose en galerías de arte y foros académicos, el colectivo gestionó y produjo por su cuenta un aproximado de 20 muestras de distintos formatos. Pero como hemos explicado, este proyecto cumplió su ciclo y ahora ha empezado a desarrollarse otro que básicamente gestionará sus actividades de igual forma que el anterior, es decir, desde una plataforma virtual -con el potencial de alcance infinito que éstas tienen- así como en espacios públicos y recintos destinados a las muestras artísticas, al debate y a la reflexión.

Es de nuestro interés mantener un espacio que promueva el intercambio de ideas y trabajos haciendo énfasis en el diálogo intercultural y en la labor de los actores culturales jóvenes de nuestro país. Consideramos que la manera idónea de sostener estos objetivos es por medio de la actualización frecuente de nuestra plataforma virtual, así como de una pertinente producción de eventos multidisciplinarios.

Una idea de este compromiso dan las estadísticas que se recogen en el anterior sitio web del colectivo (www.experimentosculturales.com): cinco trabajos mostrados al mes entre ensayos académicos, reseñas críticas, ensayos fotográficos, clips de videoarte y más registros de proyectos artísticos; y tres exhibiciones “físicas” al año durante su tiempo de gestión.

Al respecto, dadas las alentadoras condiciones en las que se desarrolla el ambiente artístico y cultural actual, el proyecto La Selecta que ahora presentamos se ha propuesto generar un actualización mensual que duplique las cifras apuntadas, lo que, evidentemente, enriquecerá la discusión, incentivará la producción en estas áreas y potenciará la visibilización tanto a nivel doméstico como externo de la labor que en estos ámbitos se gesta en nuestro país.

Dado que este es el comienzo de un nuevo proyecto, consideramos indispensable producir un lanzamiento que socialice la propuesta y que deje saber que seguimos con el mismo ímpetu que desde hace siete años. Por eso nos hemos propuesto presentar una exposición multidisciplinaria que englobe trabajos diversos ya terminados y algunos más en marcha que demuestran la pluralidad de intereses de los miembros, mismos que parten de la comunicación, pasan por el diseño, promueven el pensamiento crítico y se instalan en los ámbitos del arte contemporáneo. Con esto haremos público nuestro compromiso por mantener un espacio virtual como bitácora de documentación y difusión de las obras que se producen en nuestro país y en aquellos donde mantenemos contactos con artistas, investigadores y gestores culturales, así como por servir de plataforma para impulsar y desarrollar proyectos de esta índole, tanto a nombre personal de los actores como en trabajo conjunto.

Hemos ya empezado a trabajar en el diseño y alimentación de nuestro nuevo sitio web, www.laselecta.org, que contendrá espacios para promover la fotografía documental y artística, el arte contemporáneo en sus diversos lenguajes, además de otros para recabar ensayos investigativos y para desatar la discusión a partir de reseñas de eventos culturales y artísticos que sabrán aportar los mismos actores vinculados a estos espacios. Como ya anticipamos, en paralelo al mantenimiento del espacio virtual desarrollaremos proyectos tangibles a ser desenvueltos o instalados tanto en espacios públicos como en recintos destinados a estos fines. Por lo tanto, los objetivos del colectivo La Selecta se centrarán no solo en recabar trabajos de colegas sino en proponer y desarrollar los suyos propios: obras concretas, como la que proponemos para la exposición Lo que pasó, pasó, una alusión al comienzo de una nueva fase en el trabajo de nuestro colectivo.

Sobre el trabajo a mostrarse en la exposición:

Las obras que Manuel Kingman presentará en la exposición se clasifican en tres etapas, definidas  por  tres líneas de reflexión distintas. La primera (2003) indaga sobre la memoria. En esta serie, objetos que han perdido su uso son interpelados y la vida de un cadáver no reclamado es recorrida por medio de las palabras. La segunda obra realizada en 2008 establece un dialogo con el público por medio de una invitación a “vandalizar” a los padres de la patria sentándose en un pupitre. Por el ingenio del público los políticos ecuatorianos de los últimos 20 años son convertidos en vampiros y monstruos, la ironía es un elemento importante de esta obra. La tercera reflexión está dada por propuestas que  vienen de la indagación de la relación del cuerpo con el espacio público. El performance, realizado en la calle (y reproducido en video en la muestra), es utilizado para hablar, desde un posicionamiento político, de temáticas concretas como el ataque de Israel a Palestina o las elecciones presidenciales y el atosigamiento de propaganda electoral.

Gonzalo Vargas M. participa en la muestra “Lo que pasó, pasó” con tres obras: “Dicción”, video realizado en el año 2007, “Himno Lado B”, video realizado en el año 2006, y “Paraísos Artificiales, serie fotográfica en construcción.

Sobre “Dicción”: es una serie de videos realizados bajo el concepto de la palabra dicción y que se refiere a las construcciones visuales que realiza el pensamiento al leer un significado, y su de-construcción al mostrarse una realidad que ilustra la palabra, pero que no necesariamente es la que esperaría la mente sino una ficción propia del soporte y el medio, el video.

Sobre “Himno Lado B”: se dice que himno es una composición poética en loor de los dioses o de los héroes, o una composición musical emblemática de una colectividad, que la identifica y que une entre sí a quienes la interpretan. En este video se plantea la de-construcción de los símbolos patrios, himno, escudo, bandera, palacio de gobierno tras décadas de proyectos políticos fallidos. Quizás buscando purgar el pasado e intentando encontrar nuevos destinos comunes como patria.

Sobre “Paraísos Artificiales”: la serie, aún en construcción, busca mostrar a manera de “inventario” espacios arquitectónicos en los que se manifiestan momentos de ocio y nociones de lo que culturalmente asumimos como espacios paradisíacos.  En la serie vemos imágenes de las ciudades de Quito, La Habana y de Buenos Aires.

Ana Lucía Garcés participa en esta exposición con el proyecto La Cajonera – Investigación, interpretación y difusión de representaciones urbano populares en el Ecuador. Se trata de una propuesta que indaga en las expresiones de la cultura popular en contextos citadinos para entender las manifestaciones populares locales y rescatarlas, respondiendo a una visión contemporánea, todo desde la mirada de diseñadores, artistas y comunicadores jóvenes.

La Cajonera presenta la publicación “OJO AL AVISO” Una panorámica de la grafica, el diseño, el arte y la comunicación popular. Este proyecto hace un recorrido por ámbitos urbanos donde la rotulación artesanal es un medio de expresión gráfica. Frases y personajes cargados de elocuencia y buen humor son parte de los elementos que los  maestros rotuladores utilizan para promover todo tipo de productos y servicios.

Este libro es un testimonio gráfico que presenta los detalles del oficio, las relaciones entre los maestros y sus clientes, sus historias de vida, entre otros aspectos.

Sin duda Ojo al aviso es un homenaje a rotuladores, letreristas, pintores y artistas populares, quienes, sin saberlo, contribuyen diariamente a enriquecer la cultura visual de las ciudades.

La obra con la que Santiago Rosero participa lleva por título Take it easy (Instantes de fuga). Se trata de un trabajo de fotografía documental que reúne momentos de quietud y distensión que plantea un ejercicio de catarsis social a partir de las experiencias individuales o grupales que han sido retratadas. Frente a la vertiginosidad con la que se desarrollan las dinámicas humanas y frente a un ritmo cada vez más acelerado de convivencia, resulta placentero y estimulante reproducir instantes de calma captados en algunos rincones del país. Si bien esta muestra exhibe fotografías realizadas exclusivamente en la Costa del Ecuador, el trabajo que se mantiene en desarrollo pretende abarcar todas las regiones del país para considerarse completo.

Por otro lado, en un símil a lo que ya se considera la nueva revolución respecto a la reproducción de impresos desde la era de la imprenta de Gutenberg, es decir, a los llamados “cajeros automáticos de libros” que ya se utilizan en algunas librerías del mundo (máquinas a las que se les ordena la impresión de un título y a los pocos minutos se los tiene impresos y empastados), una serie de ensayos y artículos de este autor sobre diversos temas de la cultura popular estarán disponibles para ser reproducidos en una copiadora.

Basado en la ciudad de Quito, la muestra fotográfica de  Fernanda Andrade (Quito, 1986) parte de la concepción de la imagen fotográfica como instante, y busca abrir la reflexión hacia una posibilidad de lo fotográfico como espacio relacional.

La primera incursión en el tratamiento de la fotografía estenopéica en la muestra S/T (Quito 2007), hace de la técnica excusa para provocar relaciones entre los fotografiados, transeúntes que habitan los espacios de encuentro de Quito. Más tarde, en Memoriales 1 (retratos familiares), esta misma técnica se convierte en la posibilidad de un tiempo que se transforma en confrontación con la memoria y el olvido. Mientras que en estas relaciones familiares cotidianas y su opuesto, Memoriales 2 (diapositivas de objetos), reflexiona sobre este mismo tiempo transferido a objetos, proponiendo al espectador un espacio individual para acercarse a objetos comunes.

El trabajo de Adrián Balseca (Quito, 1989), artista, diseñador, ilustrador, se concentra en intervenciones en espacio público y arte comunitario, a través de dispositivos de demarcación que dialogan con la contextualización de objetos, tiempos e imágenes. En sus intervenciones prevalece una sutileza crítica que ubica la cotidianidad y la denuncia como lugar de enunciación.

En la serie Mobiliario No. 2, el artista elabora un registro casi sistemático de los objetos que forman parte de los espacios públicos por donde transcurre su cotidianidad, a través de una suerte de inventario de éstos: paradas de buses, verjas, basureros, etc., que forman parte de la infraestructura urbana implementada por la Empresa de Desarrollo Urbano de Quito (Innovar). En esta ocasión, los objetos son demarcados mediante el uso del fotograbado, a tal punto que la relación entre los objetos y el espacio – vacío – se modifica irreconciliablemente.

La Selecta – Cooperativa Cultural

Fotografias de la muestra